Te has suscrito correctamente a Blog Jurídico de Volans - Estudio Jurídico
¡Excelente! A continuación, complete el pago para obtener acceso completo a Blog Jurídico de Volans - Estudio Jurídico
¡Dar una buena acogida! Has iniciado sesión correctamente.
¡Éxito! Su cuenta está completamente activada, ahora tiene acceso a todo el contenido.

¿Comercio electrónico como solución a la crisis?

El comercio electrónico es toda transacción de tipo comercial que tiene su origen en internet y tiene por objeto la adquisición de una serie de productos o servicios que serán disfrutados por medios físicos o digitales. Según la ley, este tipo de negocios se consideran una venta no presencial y, como ejemplo, podemos tener aquella compra de un mueble que realizamos por medio de la página de Falabella o aquel plato de comida que ordenamos por Rappi.

No constituyen un acto de comercio electrónico aquellas negociaciones que se realizaron de forma presencial y que para dejar evidencia de su existencia se tuvieron en cuenta medio electrónico; por ejemplo, cuando vas a un concesionario y escoges un carro pero luego el vendedor te envía los documentos por correo electrónico para que los firmes digitalmente.

¿Qué relevancia tiene saber el concepto?

Tiene toda la relevancia puesto que cuando se trata de realizar negocios bajo la modalidad de comercio electrónico, el comerciante adquiere una serie de obligaciones especiales que se representan en derechos para el consumidor.

¿Qué obligaciones tiene quien abre un e-commerce?

Entre las obligaciones que adquiere el comerciante, podemos mencionar las siguientes:

  1. El comerciante siempre debe identificarse especificando su nombre o razón social, NIT, dirección de notificaciones judiciales, teléfono, correo electrónico y demás de contacto.
  2. Entregar información cierta del producto ofrecido que incluya el precio total (incluidos impuestos, costos y gastos de adquisición), costos de envío, peso, tamaño (incluyendo la escala de las imágenes), material, naturaleza, origen, componentes, calidad, cantidad o cualquiera otro que resulte pertinente para que el consumidor en la distancia pueda tener una representación real del producto a adquirir. Estas condiciones no pueden ser reemplazadas por una imagen.
  3. Indicar el plazo de las ofertas realizadas incluyendo la cantidad de productos disponibles, así como también la duración mínima de afiliaciones o contratos a plazo.
  4. Indicar los medios de pago, tiempo de entrega y/o de prestación del servicio, condiciones y procedimientos para retractarse de la compra y cualquiera otro que impida que el consumidor incurra en error.
  5. Publicar las condiciones generales de los contratos que implican el uso de una tienda virtual, permitiendo que sean descargables e imprimibles, incluso antes de hacer la compra.  
  6. Antes de finalizar una compra en línea, mostrar un resumen de cada pedido con una descripción de los productos a adquirir, su precio por separado, el valor total de la compra, gastos de envío y cualquiera otro aplicable. Este resumen debe permitir el reajuste del pedido (incluir y excluir productos o servicios)
  7. Contar con un sistema que le permita obtener la aceptación expresa del consumidor de llevar a cabo la compra del producto o servicio ofrecido. Sistema que además debe permitirle al consumidor reversar o retractarse de la compra una vez realizada, en los términos del Estatuto del Consumidor.
  8. Remitir un acuse de recibido de cada pedido con información del tiempo de entrega, precio del pedido, impuestos, gastos de envío y forma en que se realizó el pago.
  9. Mantener los mecanismos de soporte de prueba de las transacciones realizadas, los cuales además deben garantizar la seguridad de la información personal del consumidor.
  10. Disponer de un procedimiento para que el consumidor presente sus peticiones, quejas y reclamos que incluya un mecanismo de seguimiento de lo radicado.

Como ves, plantearse la implementación de un e-commerce no se trata solo de diseñar un escaparate virtual, también tienes que adoptar una serie de obligaciones adicionales como la de tolerar las devoluciones (derecho de retracto), la especificación de los productos de la forma más clara posible, la disposición de tecnologías que se ajusten a los requisitos mínimos de ley, entre otros. Pero, ¿crees que eso es todo? Aún falta que redactes el contrato (condiciones generales de compra), establezcas unas políticas de privacidad y otras respecto de las cuales escribiremos más adelante.

Si te quieres que tratemos un tema relacionado con Propiedad Intelectual, Comercio Electrónico, Derecho de la Privacidad o en general vinculado al Derecho y la Tecnología, escribemos en los comentario con los temas que propones.



Hugo Rodríguez Vera

Hugo Rodríguez Vera

Abogado especialista en propiedad industrial, derechos de autor y TIC y Magister en Derecho Comercial. Asesor en Propiedad Intelectual, Derecho de la Privacidad y Comercio Electrónico.


Boletin de noticias